Salsa de ciruelas frescas

Salsa de ciruelas frescas

Es común que muchas veces nos lleguemos a sentir aburridos de las comidas monótonas e iguales de todos los días. Es por ello que te invitamos a innovar, y dar origen a nuevos y mejores platos originales, acompañados de una suculenta y deliciosa salsa de ciruelas frescas.

Así que aprovechemos al máximo esos meses de verano donde abunda por todos lados gran cantidad de ciruelas.

Ingredientes

  • 2 tazas de ciruelas rojas frescas
  • 1 taza de azúcar moscabada
  • 2 cucharadas de harina de maíz
  • Jengibre fresco
  • Agua

Preparación

  1. Pelamos el trozo de raíz de jengibre de aproximadamente 2 dedos de espesor.
  2. Ahora, lavamos muy bien las ciruelas y las dejamos escurrir.
  3. Con la ayuda de un cuchillo, comenzaremos a retirar las semillas de las ciruelas y conservamos lo más posible la pulpa.
  4. Colocamos todas las pulpas del fruto en un recipiente grande, además de la raíz de jengibre pelada y vertemos agua hasta cubrir.
  5. Dejamos que esto se remoje, durante un par de horas.
  6. Mientras tanto dejamos esto en remojo, procederemos a elaborar un almíbar con el azúcar, para ello, colocamos una olla en la cocina a fuego bajo, incorporamos la azúcar y un poco de agua.
  7. Cocinamos lentamente hasta que el azúcar se integre completamente y se espese un poco el líquido, mezclando constantemente con una cuchara de madera o una espátula.
  8. Cuando se encuentre a punto de hervor, poseerá la consistencia deseada, por lo que retiramos del fuego y dejamos reposar.
  9. Al transcurso de dos horas de remojo de las ciruelas y el jengibre, será momento de procesarlos en la licuadora, vertiendo todo, incluido el agua.
  10. Licuamos por un par de minutos hasta obtener una mezcla homogénea. Al apagar, pasamos por un colador para retirar los grumos sobrantes y vertemos el líquido en un bol.
  11. Por otro lado, mezclamos en una taza un poco de agua con la harina de maíz, hasta unificar bien.
  12. En este punto, llevamos el sirope nuevamente a la cocina a fuego bajo y poco a poco iremos vertiendo el líquido de ciruelas, sin parar de remover.
  13. Adicionamos la harina disuelta en agua y continuamos removiendo. Dejamos cocinar durante unos 10 minutos.
  14. Al cabo de este tiempo, al obtener una salsa un poco espesa, retiramos de la cocina y dejamos reposar antes de degustar.

Tips.

  • Puedes acompañar todo tipo de alimentos con esta rica salsa, entre ellos el pollo, cerdo, carne de ternera e inclusive, las verduras.
Deliciosa salsa de ciruelas frescas

Te invitamos a innovar, y dar origen a nuevos y mejores platos originales, acompañados de una suculenta y deliciosa salsa de ciruelas frescas.

Cocina: Casera

Palabras claves: deliciosa salsa de ciruelas frescas

Calorías: 200

Tiempo de preparación: 10M

Tiempo de cocinado: 14M

Tiempo total: 28M

Ingredientes de la receta:

  • 2 tazas de ciruelas rojas frescas
  • 1 taza de azúcar moscabada
  • 2 cucharadas de harina de maíz
  • Jengibre fresco
  • Agua

Instrucciones de la receta: Pelamos el trozo de raíz de jengibre de aproximadamente 2 dedos de espesor. Ahora, lavamos muy bien las ciruelas y las dejamos escurrir. Con la ayuda de un cuchillo, comenzaremos a retirar las semillas de las ciruelas y conservamos lo más posible la pulpa. Colocamos todas las pulpas del fruto en un recipiente grande, además de la raíz de jengibre pelada y vertemos agua hasta cubrir. Dejamos que esto se remoje, durante un par de horas. Mientras tanto dejamos esto en remojo, procederemos a elaborar un almíbar con el azúcar, para ello, colocamos una olla en la cocina a fuego bajo, incorporamos la azúcar y un poco de agua. Cocinamos lentamente hasta que el azúcar se integre completamente y se espese un poco el líquido, mezclando constantemente con una cuchara de madera o una espátula. Cuando se encuentre a punto de hervor, poseerá la consistencia deseada, por lo que retiramos del fuego y dejamos reposar. Al transcurso de dos horas de remojo de las ciruelas y el jengibre, será momento de procesarlos en la licuadora, vertiendo todo, incluido el agua. Licuamos por un par de minutos hasta obtener una mezcla homogénea. Al apagar, pasamos por un colador para retirar los grumos sobrantes y vertemos el líquido en un bol. Por otro lado, mezclamos en una taza un poco de agua con la harina de maíz, hasta unificar bien. En este punto, llevamos el sirope nuevamente a la cocina a fuego bajo y poco a poco iremos vertiendo el líquido de ciruelas, sin parar de remover. Adicionamos la harina disuelta en agua y continuamos removiendo. Dejamos cocinar durante unos 10 minutos. Al cabo de este tiempo, al obtener una salsa un poco espesa, retiramos de la cocina y dejamos reposar antes de degustar.

Puntuación del editor:
5
Subir

Utilizamos cookies para mejorar tu navegación Más información