Salsa de mango y curry

Salsa de mango y curry

Cada salsa convierte un plato rutinario y aburrido, en una exquisita comida que jamás querremos dejar de degustar. Las salsas han sido creadas justamente con este fin, aportar sabor y jugosidad a cualquier platillo.

Entre una de las salsas más ricas, nos podremos encontrar la salsa de mango y curry, una receta muy sencilla de elaborar y que quedará muy bien con todo.

Ingredientes

  • 50 ml de nata liquida
  • 2 cebolletas
  • 1 mango
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharada de curry
  • Jengibre fresco
  • Aceite vegetal

Preparación

  1. Pelamos las cebolletas y conservamos únicamente la parte blanca.
  2. Troceamos lo más pequeño posible las cebolletas.
  3. Por otro lado, pelamos aproximadamente 1 centímetro de jengibre y lo picamos finamente.
  4. Calentamos una sartén y vertemos un chorro de aceite.
  5. Cuando el aceite se encuentre caliente, incorporamos las cebolletas troceadas y dejamos sofreír.
  6. Al notar que se ponen tiernas, incorporamos el jengibre.
  7. Adicionamos la cucharada de curry para aportar mayor color y mezclamos muy bien.
  8. Dejamos cocinar a fuego lento para que todos los sabores se integren.
  9. Mientras tanto, podemos ir pelando el mango, retirar la semilla y luego cortarlo en pequeños trocitos.
  10. Al cabo de unos minutos, incorporamos el mango a la sartén, además del azúcar.
  11. Dejamos cocinar para que el mango se caramelice y se ablande un poco.
  12. Con la ayuda de una cuchara de madera, trituramos muy bien el mango y dejamos que se reduzca un poco el líquido del fruto.
  13. En ese punto, incorporamos la nata y mezclamos muy bien.
  14. Al transcurso de un par de minutos, la salsa estará lista. Retiramos del fuego y vertemos sobre una licuadora y procesamos bien.
  15. Finalmente, pasamos la mezcla sobre un colador para retirar los grumos, y vertemos en un recipiente.
  16. Servimos caliente o templada, tú decides de qué forma degustarla.

Tips.

  1. Con esta salsa, puedes mejorar cualquier platillo que elabores, especialmente las carnes blancas, brochetas, albóndigas, croquetas, entre otros.
  2. Si lo deseamos, podemos incorporar un vaso de caldo de verduras para generar una consistencia de compota al reducir.
  3. Además de darle mejor sabor, aportándole sal al gusto.
  4. No es necesario licuar la salsa, esto se hace para darle una consistencia más procesada.
Salsa de mango y curry

Entre una de las salsas más ricas, nos podremos encontrar la salsa de mango y curry, una receta muy sencilla de elaborar y que quedará muy bien con todo.

Palabras claves: Salsa de mango y curry

Calorías: 110

Tiempo de preparación: 10M

Tiempo de cocinado: 9M

Tiempo total: 25M

Ingredientes de la receta:

  • 50 ml de nata liquida
  • 2 cebolletas
  • 1 mango
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharada de curry
  • Jengibre fresco
  • Aceite vegetal

Instrucciones de la receta: Pelamos las cebolletas y conservamos únicamente la parte blanca. Troceamos lo más pequeño posible las cebolletas. Por otro lado, pelamos aproximadamente 1 centímetro de jengibre y lo picamos finamente. Calentamos una sartén y vertemos un chorro de aceite. Cuando el aceite se encuentre caliente, incorporamos las cebolletas troceadas y dejamos sofreír. Al notar que se ponen tiernas, incorporamos el jengibre. Adicionamos la cucharada de curry para aportar mayor color y mezclamos muy bien. Dejamos cocinar a fuego lento para que todos los sabores se integren. Mientras tanto, podemos ir pelando el mango, retirar la semilla y luego cortarlo en pequeños trocitos. Al cabo de unos minutos, incorporamos el mango a la sartén, además del azúcar. Dejamos cocinar para que el mango se caramelice y se ablande un poco. Con la ayuda de una cuchara de madera, trituramos muy bien el mango y dejamos que se reduzca un poco el líquido del fruto. En ese punto, incorporamos la nata y mezclamos muy bien. Al transcurso de un par de minutos, la salsa estará lista. Retiramos del fuego y vertemos sobre una licuadora y procesamos bien. Finalmente, pasamos la mezcla sobre un colador para retirar los grumos, y vertemos en un recipiente. Servimos caliente o templada, tú decides de qué forma degustarla.

Puntuación del editor:
5
Subir

Utilizamos cookies para mejorar tu navegación Más información